93 131 65 44 hola@complexjulia.com

Complex Júlia

HISTORIA

Bernat de Cabrera se casó con Alamanda de Montclús, del linaje de los Montseny, y tuvo un hijo, Bernardo I de Cabrera. Era hija de Guillermo I de Montclús y hermana de Guillermo II de Montclús. Pertinente al linaje de los Montclús, anteriormente linaje de los Montseny, anteriormente linaje de los Umbert.

Los orígenes del castillo de Montclús se sitúan alrededor del siglo XI. Fue construido por Guillem de Sesagudes y Montseny, que adoptó el nombre de Montclús cuando se estableció en este lugar, se casó con Gueralda de Cabrera, hija del vizconde Guerau V. Su hijo Riambau heredó el castillo, pero lo tuvo poco tiempo, ya que pronto lo cedió a su tío Ramón de Cabrera.

Fue en el siglo XIV cuando se llevaron a cabo las obras de transformación del castillo en palacio. Tenía jurisdicción sobre las parroquias de Montseny, la Costa, Fogars, Mosqueroles, Vilalba Sasserra, San Martín de Pertegàs, Santa Maria y Sant Esteve de Palautordera, Vallgorguina y Olzinelles. El 1403 finalizó la dependencia feudal que mantenían los señores de Montclús hacia el orden del Hospital de Sant Celoni, ya que la baronía mayor de este haga la adquirió Bernardino de Cabrera. A mediados del siglo XV el castillo de Montclús aún estaba en manos de los vizcondes de Cabrera.

En el siglo XV el castillo se encontraba en proceso de transformación para convertirse en un palacio, tal como muestran sus grandes ventanales (al oeste). Sin embargo, parece que el terremoto de 1448 lo impidió. En 1508 se restauró la capilla del castillo y en 1739 el vicario general concedía licencia para transportar la capilla, prácticamente en ruinas, hasta el campo llamado de la Parellada.

Los resultados de la investigación arqueológica permiten afirmar que continuó siendo ocupado hasta prácticamente la segunda mitad del siglo XVII. El castillo estaba formado por recinto superior y el inferior. En el primero destaca la torre del homenaje, alrededor de la cual se distribuían diferentes ámbitos de la residencia de los señores. El recinto inferior estaba rodeado por la muralla exterior, que delimitaba el patio de armas, protegía la capilla, las cuadras, establos y almacenes…

La documentación encontrada posteriormente nos indica que los antepasados residían lo que es hoy en día la finca de Can Montclús, la parte más antigua datada del 1676, se dedicaron a la agricultura y ganadería, que creemos que vivieron hasta finales del siglo XIX, donde se construyó la parte más nueva de la actual casa, que ha quedado sobrepuesta con la parte más antigua tal y como se ha podido observar con la actual rehabilitación.

Durante 60 años no hemos podido encontrar documentos que nos puedan indicar cuál fue la historia de la familia.
Se vuelve tener constancia de que la casa fue ocupada por Fidel Montclús, que murió sin descendencia, el año 1815, y dejó la casa en herencia a su hermano Antonio Montclús, el cual vino desde Brafim (Tarragona), para hacerse cargo de la finca, y se dedicó a hacer crecer y ampliar las propiedades de la misma.
La casa permaneció cerrada, hasta el año 2007, y a partir de ese año, la familia se plantea realizar obras de conservación. Y es Guillem Montclús quien decide sacar adelante este nuevo proyecto, con el apoyo de toda su familia.

Ven a conocernos
Si estás pensando en pasar un buen rato con tus amigos ven a Complex Júlia